AlcaláDigital
09 de agosto de 2013
 
  Guerra sucia en el PP: La mitad de los concejales no se habla con la otra mitad  
   
 

 

Pocos vecinos, podrán comprender y mucho menos admitir, que concejales que pertenecen al mismo partido y al mismo equipo de gobierno, no se miren a la cara, y que además, esto lo consienta, y no ponga freno el actual presidente del PP y actual alcalde Javier Bello

 

 
 

MADRID/ALCALÁ DE HENARES (ALCALÁDIGITAL).- Pues, si. Pero ojo, que una cosa es que el partido este herido, cosa que según las últimas encuestas, lo desmiente ya que continua a nivel nacional la ventaja al PSOE, y otra cosa es el desgaste y las fricciones internas que este partido está sufriendo, y en este caso nos referimos al PP de Alcalá de Henares, en donde la herida dejada por su anterior presidente, Bartolomé González, no solamente no cierra sino que continua supurando, asunto que se reconocía la semana pasada desde la dirección de este partido a AlcaláDigital quien nos aseguró que para septiembre, se comenzara a trabajar desde la nueva ejecutiva, para restablecer la unidad, cosa que hoy no existe.

Y es que, esta nueva ejecutiva con todos sus órganos directivos el problema que tiene es el poco apoyo con el que cuenta en dentro de la militancia del PP, ya que fue elegido por un escaso margen del 20 por ciento de la totalidad de la militancia pepera alcalaína, un feo asunto que le resta bastante legitimidad, a la hora de tomar decisiones duras como las que tiene que poner en marcha para sacudirse el bartolismo atolondrado, que continua instalado cómodamente en la Plaza de Cervantes, más pendiente en conservar sus posiciones de poder de cara a las próximas elecciones de 2015 que de colaborar y no entorpecer la regeneración del partido. Un feo asunto ya que esto se ve como un ataque a  la parcela de poder de los que durante más de 22 años ha utilizado el “ordeno y mando “, como el único argumento y además, se han dedicado a dinamitar cualquier signo de pluralidad que no fuese la meramente bartolista empleando métodos, no muy abiertos a la participación y a la integración. Una actitud, que alentó a quedar se en su casa y no acudir a votar, al 80 por ciento de la militancia.

Pero, es que además, lo que esta pasado en el PP, es que, de ese “grupito” casi “residual”, que fue  votado por solo el 20 por ciento, de los militantes entre la gran mayoría ostentaban cargos políticos en el ayuntamiento, ahora se está demostrando que dentro de ese 20 por ciento, hay muchas discrepancias, no solo de criterios sino de ideologías, lo que hace que el partido se deteriore y que el proyecto, (si es que existe, y no sea otro que la simple permanencia en el poder) se degrade hasta difuminarse, ya que algún día el PP de Alcalá, tendrá que dar explicaciones no solo  sus militantes, sino a sus votantes, por qué, lleva dos años gobernando una ciudad, con una política completamente contraria a la que prometió en su programa de Gobierno, ya que prometió no aumentar la presión fiscal y bajar impuestos, y está realizando justo lo contrario. Aumentar la presión fiscal.  Subir las Tasas. Crear nuevos Impuestos y generar más aumento de deuda, lo que posiblemente, traerá para el próximo mes de septiembre, la petición al Estado de un nuevo rescate via crédito de entre 60 y 100 millones de euros. Una petición, que traerá, unas duras condiciones, que pueden suponer la asfixia económica a las arcas municipales, lo que pondría en peligro el empleo de trabajadores municipales, o lo que es lo mismos despidos, y dejar de prestar prestaciones a los vecinos de Alcalá, y eso no lo decimos nosotros en esta editorial eso, lo manifiestan y coinciden en el análisis el primer partido de la oposición (PSOE) y el segundo, IU.

Unas contradicciones, y un “desaguisado”, que se ha guisado dentro de las paredes del ayuntamiento y del actual equipo de Gobierno, en donde no son ajenos, los presidentes del PP, y alcaldes de Alcalá de Henares, Bartolomé González, y Javier Bello,  el cual está siguiendo fielmente la estela del anterior, en lo referente al incremento del gasto y aumento de la deuda, fruto del abandonó del Plan de Austeridad. Y esto le guste o no, al actual presidente del PP, Javier Bello, tarde o temprano lo tendrá que explicar, (si es que tiene explicación). Señor Bello, de usted la cara y póngase delante de la prensa que lleva sin convocar una rueda de prensa cerca de un año, ya que en septiembre del año pasado 2012, dio dos ruedas de prensa, y hasta ahora.

Pero, es que en el PP de Alcalá de Henares, no solo están las contradicciones, la falta de ideología, la falta de información o la permanencia en el poder como única alternativa, en la actual dirección del PP también está implantada la “guerra sucia” contra el compañero, ya que según diversas fuentes internas del grupo de concejales, y dirigentes del partido, “la mitad de los concejales no se habla con la otra mitad”, y muchos concejales y concejalas, no dirigen la palabra al personal de confianza del alcalde como pueden ser Gabinete de Prensa. Unos hechos, que demuestran y explican, muchas cosas que vienen pasando tanto en el ayuntamiento como en el partido.

Una cosa es enfrentarse las nefastas circunstancias políticas y económicas actuales, que son muy duras y dolorosas y otra es fabricarse un enemigo interno dentro del partido o gobierno, además mantener y crear odio y descoordinación dentro de unas siglas a las que prometieron trabajo, colaboración y “disciplina de partido”. Aquí, señores dirigentes del PP de Alcalá de Henares que son los mismos que los dirigentes del Equipo de Gobierno de nuestro ayuntamiento, están para gobernar el partido y la ciudad de buena fe, no para pelearse y crear odio entre ustedes, ni mucho menos realizar campañas sucias contra compañeros de gobierno y de partido, y lo que es más lamentable contra sus familiares. Eso, además de despreciable es de juzgado de guardia.

Aquí, en Alcalá de Henares, pocos vecinos, podrán comprender y mucho menos admitir, que concejales que pertenecen al mismo partido y al mismo equipo de gobierno, no se miren a la cara, y que además, esto lo consienta, y no ponga freno el actual presidente del PP y actual alcalde Javier Bello. Porque no nos queremos ni imaginar que, estas reprochables conductas estén propiciadas, amparadas y sostenidas, por su máximo dirigen, el señor Bello, y si no es así, como esperamos, tendrá que explicar el por qué lo ha consentido, y lo esta consintiendo en la actalidad, y que remedios y sanciones ha puesto o piensa poner, porque, no hace falta recordarle que él, esta para además de mandar hacer cumplir los estatutos, y las normas más elementales, y dentro de las normas más elementales no está consentir, que, compañeros de partido y de gobierno no se miren a la cara, ni se dirijan la palabra, y además de presuntamente, se pongan en marcha campañas difamatorias, contra concejales y familiares.

 
     
 
Correo alcaladigital Información legal Ir al principio