AlcaláDigital
22 de abril de 2015

 


Cifuentes y Bello restringen la libertad de movimiento durante la entrega del premio Cervantes convirtiendo la zona dentro en un Estado policial
 
   
 
 
 
 
     

 
 

AlcaláDigital.- Las distintas fuerzas de seguridad, tanto estatal y local, convirtieron por horas nuestra ciudad de Alcalá de Henares, en un Gueto, en donde se llego a rozar la legalidad que impidió la libertad de circulación, por distintas calles de los aledaños a donde se celebro la entrega del Premio Cervantes que conto con la presencia del los reyes de España y diversas autoridades de ámbito nacional, regional y local.

Rescisión de la libertad de movimientos por parte de la zona centro de Alcalá para personas y vehículos

Un despropósito que rozó la posible ilegalidad al impedir el libre tránsito de personas, que es lo más sagrado de las democracias occidentales, y un símbolo de respeto a la ciudadanía que de buena fe acoge anualmente este importantísimo premio. Una cortesía que de buena fe pone en práctica esta noble e ilustre ciudad, y que los distintos cuerpos encargados de la seguridad, confundieron con al avasallamiento y el despotismo, además de cómo aquí se denuncia, poner en estado de sitio a una a parte de una ciudad, al restringir la libertad de movimiento de las personas.

Cifuentes y Bellos artífice del recorte de las libertades

Un disparate que solo con el silencio y el visto bueno de la delegada del Gobierno y  nuestro alcalde y compañero de partido (PP) de la señora Cifuentes, se pudo realizar ya que la anfitriona, como es nuestra Universidad, como siempre “va a  lo suyo”. Es decir a estar lo más distante y alejada de la ciudad que le da cobijo desde su fundación, como desde su fundación son las disputas y el desprecio por Alcalá.

Deprecio y prepotencia

Por eso, entre el desprecio de unos, y la prepotencia de otros, nuestros políticos, ayer de nuevo, impidieron que la celebración del Premio Cervantes, se convirtiera, en un recorte de libertad, que además de rozar lo ilegal, entra de lleno en las practica de regímenes totalitarios con el mayor desprecio a las libertades que consagra nuestra Constitución, por lo   que no cabe ninguna duda que la señora Cifuentes, y nuestro alcalde, Javier Bello, además de rozar lo ilegal, impidieron el normal desarrollo de nuestra vida por la zona centro, durante la ceremonia del Cervantes.

Un pelele de alcalde en manos de la delegada que se pasó en el protocolo de seguridad

Un protocolo de seguridad desproporcionado, que a muchos alcalaínos, nos hizo sentirnos humillados en nuestro propio pueblo, ya que el sentido de invasión foránea, solo causo rechazo y malestar convirtiendo lo que tenía que en un día grande para la literatura en una pesadilla para los vecinos a los que repetimos se les restringió la libertad de movimiento, con tan malos modales como nulas explicaciones. Unas explicaciones, que estamos esperando de la Delegado del Gobierno, y candidata del PP, para la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, y de su compañero de partido, Javier Bello, un alcalde en ejercicio, que ayer más que de alcalde, ejerció de “pelele”, ya que una cosa es entregar al bastón de mando al rey de forma simbólica y protocolaria y otra en abandonar su obligación de velar por la ley y la libre circulación de sus vecino. Un obligación que ayer abandonó, en perjuicio de la ciudad y lo ciudadanos. Como Cifuentes y Bello trataron ayer a los vecinos de Alcalá además de una vergüenza en un acto que roza lo ilegal.

©AlcaláDigital. Todos los derechos reservados. Prohibida su publicación total o parcial


 



 
 
 
 
 
     
 
 
 

  Nos puedes seguir en tuenti información