AlcaláDigital
02 de febrero de 2015

 


El PP dejara el poder con una sociedad alcalaína más pobre y radicalizada
 
   
 
 
 
 
     

 
 

AlcaláDigital.- La sociedad que compone Alcalá de Henares, será muy distinta después de las elecciones municipales de mayo, ya que sacara a la luz, toda la crispación que ha tenido que aguantar por parte del partido (PP) que ha estado durante estos últimos cuatro años al frente del Consistorio alcalaíno, en donde su forma de gobierno, ha consistido, primero en mentir, ya que su principal candidato, Bartolomé González, prometió cuatro años de legislatura, y dimitió sin explicaciones en su primer año de mandato, dejando, al frente de la alcaldía, a un desconocido, Javier Bello, que además de gobernar de espaldas a los vecinos, se ha visto salpicado, en escándalos, de, contratos con empresas, sospechosas de corrupción. Escándalos, que también ha salpicado a la esfera política, como, tener que echar a una concejala, de su equipo de gobierno, por conducir, borracha por la ciudad. Unas irregularidades, que hoy están en los juzgados, junto a la poca y clara, compra de favores mediáticos, a medios de comunicación locales, en donde, Bello siguiendo la estela de su predecesor, Bartolomé González, han engordado de forma tan irregular como, sospechosa, con cuantiosas cantidades de dinero público, que masivamente, han sido denunciadas por el interventor municipal, con numerosos, reparos, que constan en las diversas actas de la Junta de Gobierno Local. Una Junta de Gobierno Local, que, el PP ha convertido en una máquina, de la antidemocracia, para, gobernar a base de decretos, de espaldas a los vecinos, y favorecer a empresas, que hoy están en los juzgados por presunta corrupción.

Cuatro años gobernando a golpe de decreto y de espadas a los vecinos

Una forma de gobernar, que, a lo largo de estos cuatro años, ha ido incrementando la ruptura entre la sociedad civil y, la política, que ha radicalizado a posiciones extremistas, a una sociedad, que los políticos ha humillado y castigado duramente, tanto en lo social, como laboral, (22.000 parados en Alcalá), como en lo económico. No olvidemos, que en Alcalá, hoy la pobreza, alcanza a más familias que hace cuatro años, y que miles de familias, alcalaínas, tienen todos sus miembros en paro, y otras miles de personas, no cuenta con ningún recurso económico, además de tener un incide de pobreza, en niños que jamás esta ciudad, había contemplado.

Durante esta legislatura el incide de pobreza se ha incrementado en Alcalá mientras que contamos con alcaldes de cobran mas que el presidente del Gobierno y concejales con sueldos superiores a los de un ministro

Unos, incides de pobreza, en la sociedad, que contrastan con los altos ingresos que disfrutan nuestros políticos, locales, ya que, a pesar de la bajada de sueldo, realizada a golpe de ley, por el Gobierno de España, (ya que nuestros políticos, fueron incapaces de bajárselo) hoy contamos con un alcalde, que además de gobernar por decreto y, de espaldas al pueblo, su sueldo es superior al del presidente de Gobierno de España, y nuestros concejales, tienen sueldos de ministros. Un despropósito, que entra de lleno en la humillación, y que alimenta a ideologías extremas, frente a partidos, que como bien dice, Rajoy, “van a lo suyo”, incluido los suyos, señor Rajoy, ya que aquí, en Alcalá de Henares, son los “suyos” los que más han corrompido, la política, para de esta manera, garantizarse suculentos ingresos y beneficios. Beneficios, económicos, porque, los políticos, los recogerán el próximo mes de mayo,  en donde comprobaran como su nefasta gestión, propiciara su  mayor  caída de votos, dejando al PP, a borde de un partido residual, y con muchos temas pendientes en los juzgados.

El PP- Alcalá tendrá en mayo su día y su hora

Una situación de crispación, que ha sido fabricada día a, día, por políticos, que se han dedicado a traicionar todos los planteamientos y compromisos que adquirieron hace cuatro años,  amparados en una legislación que deja indefensos a los ciudadanos, ante semejante deslealtad, y atropello,  y ampara a los mismos que durante cuatro años, se han enriquecido, mintiendo y empobreciendo a los que les votaron, sin tener la mínima posibilidad de defenderse. Hoy se puede afirmar, sin riesgo a equivocarse que nuestros políticos, son más ricos que hace cuatro años, mientras que nuestros vecinos, son más pobres que hace cuatro años. Por lo tanto, la herencia que dejara el PP, y una buena parte de nuestros políticos, que disfrutan de acomodo en la Plaza de Cervantes, es una sociedad más radical y menos tolerante, como instrumento de defensa a la desastrosa y nefasta política practicada. No es una amenaza, pero en mayo, “tendrán su día, y, su hora”.


©AlcaláDigital. Todos los derechos reservados. Prohibida su publicación total o parcial


 



 
 
 
 
 
     
 
 
 

  Nos puedes seguir en tuenti información