AlcaláDigital
11 de marzo de 2015

 


La venganza de Bello
 
   
 
 
 
 
     

 
 

AlcaláDigital.- En tablas se puede decir que ha terminado la particular batallita, que han mantenido por el descarte en el control de la lista electoral para las próximas elecciones municipales de mayo, en donde, previo acuerdo entre, el candidato por el PP a la alcaldía, Javier Bello, y el ex alcalde de Alcalá y representante de Esperanza Aguirre, Bartolomé González, ya que si Bello, vetó a Marcelo Isoldí y Virginia Sanz, Bartolo, hizo lo mismo con Jesús Domínguez y Marta Viñuelas. Cuatro, personas, salidas todas de la camada del Bartolismo, y que no estarán presentes en la vida política de la ciudad después de mayo.


La cacería de políticos hoy no se ve con malos ojos


Un triunfo para los cesares, que no dudaron en bajar el dedo pulgar, que condenaba al destierro a estos servidores de lo público y , amantes de lo propio. Dura decisión que en estos tiempos de cacería de políticos, no se ve con malos ojos, ya que, traerá caras nuevas y, aire fresco. Luego, a buen seguro, con el paso del tiempo este aire fresco se viciara, y tendremos que esperar otros 21 años para verlos salir, como ha sido el caso de, Domínguez y Viñuelas, 12 años de Isoldí y, 8 de Virginia Sanz.


Ahora comienza la batalla de los que si tiene que ir en la candidatura y el puesto de salida


Y es que, no se crean que la batalla se ha dado por concluida, ni mucho menos, y que si hasta ahora, se han centrado en los que no van, o no se incluirán en la lista, ahora comienza la batalla, de los que sí tienen que ir, y en el puesto que se les asignara, ya que del séptimo para abajo, la cosa se pone en duda, y si ya hablamos del noveno para abajo, la empresa es casi imposible.


Lucha de poder


Pero, ¿qué ha sido? lo que ha propiciado este descarte para que ahora se pueda hablar ya de un candidato oficial a la alcaldía de una de las más importantes ciudades de la comunidad. ¿Por qué? Personas que tienen sobrada experiencia en la gestión y política, estorban en este tablero del juego político.
Esta dos preguntas, con seguridad, no las van a responder, ni Bartolo ni, Bello, ya que sus razones, los políticos no suelen hacerlas públicas. Pero lo que sí se puede afirmar, es que, el afán de venganza, ha estado muy presente, tanto en uno, como en, otro, queriendo poner con sus respectivas cabezas, el pago a los desagravios de deslealtad, traiciones o simplemente, falta de confianza en esas personas que hoy se las veta, una práctica que en política no es muy inusual, ya que, los ciclos suelen terminar de esta manera. Una purga, que según piden hoy los ciudadanos, se tenía que emplear más a menudo, para mantener saludablemente nuestras instituciones, unas instituciones, que hoy están salpicadas de innumerables casos de corrupción, por políticos y funcionarios con demasiados años en el cargo.

©AlcaláDigital. Todos los derechos reservados. Prohibida su publicación total o parcial


 



 
 
 
 
 
     
 
 
 

  Nos puedes seguir en tuenti información