AlcaláDigital
06 de marzo de 2017

 


Los planes de pensiones privados no son la panacea para tu jubilación
 
   
 
 
 
 
     

 
 

Jaime Carmona – El sistema actual de pensiones, un esquema solidario en el que las generaciones de trabajadores actuales sostienen con sus cotizaciones las pensiones de los jubilados actuales, genera gran preocupación por la evolución de la pirámide de población y la dificultad para que aparezcan nuevos cotizantes. Cada vez menos aportadores al sistema de la Seguridad Social  tienen que sufragar a más jubilados y con unas pensiones más elevadas, debido a los mayores salarios con que se jubilan las actuales generaciones.

Los planes de pensiones privados podrían ser una alternativa para complementar la pública si, como advierten los expertos, la pérdida de poder adquisitivo hace que los pensionistas se ’empobrezcan’ hasta un 7% hasta 2022.

Pero del estudio detallado de la evolución del rendimiento de estos planes de jubilación privados resultan dudas relevantes sobre su eficacia.  Nos cuentan que si metemos el dinero en esos  productos de inversión vamos a conseguir revalorizaciones iguales o superiores a la inflación y no vamos a perder poder adquisitivo con ese dinero. Pero buena parte de los planes de pensiones que se distribuyen en España no ha logrado cumplir con esa meta.

Según un estudio realizado por Unai Ansejo Barra (profesor de la Universidad del País Vasco y consejero delegado de Indexa Capital), citado por Cinco Dias los planes de pensiones españoles han obtenido una rentabilidad media anual durante los últimos 10 años del 2%, un dato que apenas cubre la tasa de inflación anual, que en este periodo fue del 1,8%.

Esto implica que la mitad de los 68.000 millones de euros invertidos a través de este tipo de vehículos ha perdido poder adquisitivo durante la última década. Es decir, que sus propietarios habrían hecho mejor optando por otro tipo de inversión.

El estudio está centrado en comparar cómo lo ha hecho cada una de las categorías de planes de pensiones (bolsa, renta fija, garantizados…) en relación a sus índices de referencia. El resultado es demoledor: ni una sola de las familias de planes lo consigue. Algunos casos son especialmente sangrantes. Por ejemplo, en renta variable mixta , la rentabilidad media en este periodo ha sido del 1,6%, mientras que el índice de referencia ha rentado el triple: un 5,6% anual por término medio.

Para poner un ejemplo concreto: si un particular hubiera invertido 100 euros en 2005 en un plan de renta variable mixta, habría obtenido una ganancia de 17 euros, es decir, se habría revalorizado el 17%,  y su dinero habría perdido poder adquisitivo (la inflación acumulada en esta década es del 18,2%). En cambio, esos 100 euros se hubieran destinado a invertir en el índice bursátil equiparable, en 2015 se habría obtenido 172 euros, lo que hubiera supuesto una rentabilidad del 72% en el periodo.

En conclusión, además de aportar al sistema público de pensiones –todo el mundo está obligado a hacerlo- habría que buscar otros sistemas complementarios privados, pero los planes de pensiones no son el único mecanismo. Existe la inversión directa en bolsa, en deuda, en inmuebles, en seguros, en materias primas o en divisas. Lo ideal es hacer una combinación de inversiones para diluir riesgos y asegurarse el mantenimiento del poder adquisitivo. Y siempre hay que buscar los planes de pensiones con las gestoras más profesionales y eficaces.

©AlcaláDigital. Todos los derechos reservados. Prohibida su publicación total o parcial


 



 
 
 
 
 
     
 
 
 

  Nos puedes seguir en tuenti información