cabecera948
Madrid. Martes 10 de abril de 2012
 
  Bartolo: Un cáncer para el PP-Alcalá  
  r  
 
Quiere morir matando, ya que solo le sostiene al frente de la alcaldía y del partido intereses personales
 
El PSOE sabe que de prosperar una moción de censura contra el PP este partido se rompería en mil pedazos  que ya que Bartolo no tardaría ni una semana en abandonar
 

Un personaje sin escrúpulos que no dudo en utilizar su poder para presionar a alcaladigital a través de Marta Viñuelas, o Javier Bello, para que no se le criticase semanas antes de la ultima remodelación del Gobierno de Esperanza Aguirre, en donde tenia tantas esperanzas de cambiar de aires. Por su puesto que no “tragamos” y así nos va. 6 Meses sin publicidad municipal. Pero no conseguirá ni callarnos ni cerranos.

 

“no te preocupes que no soy tan malo para echar a tu hija” de Alcalá Desarrollo, le dijo en tono amenazante a la editora de alcaladigital

 
 

 

 

MADRID, ALCALÁ DE HENARES (ALCALADIGITAL) Diez meses, diez, han servido para que Bartolomé González dilapidara toda la renta que el Partido Popular había recogido en las últimas legislaturas tras el nefasto pase por el ayuntamiento de Peinado-Suarez Machota.


Un Partido Popular con un gobierno a la sombra del ladrillo que se hizo rentable cara al electorado y a quién ayudó a mantener con su pésima gestión desde el gobierno de la nación Rodríguez Zapatero.


Ahora que el Partido Popular se ha hecho omnipresente en la mayor parte de España, su cabeza visible en Alcalá de Henares supone un verdadero lastre para el Partido, se ha convertido en una enfermedad de difícil curación donde la quimioterapia o radioterapia está lejos de devolverle a la vida.


Bartolomé González, está frustrado, quería “irse” a Madrid, pero no le encuentran un “chiringuito” como el que tiene en Alcalá, donde pueda hacer y deshacer a voluntad propia, imponer sus propios dictámenes, coaccionar a los críticos con su gestión, impedir la democracia interna y laminar el poco crédito que le ha quedado tras llevar al ayuntamiento al borde de la quiebra.


Ha tenido que ser el “bombero” Rajoy quien haya tenido que acudir para salvar los muebles, renegociando la deuda  municipal a diez años.


Reiteradamente Bartolomé González abusando del populismo ha dejado caer en la sociedad alcalaína su deseo de gobernar para todos, pero desde su despacho en la plaza de Cervantes está gobernando para unos intereses particulares, que ahora mismo se desconoce cuales son, pero lo que esta claron que no son los del PP.


De momento la oposición está tranquila, no quiere complicarse la vida con prematuras mociones de censura, el tiempo suele poner a cada uno en su sitio y conocedores del desgaste que el equipo de gobierno está llevando a cabo con los asuntos planteados sobre la mesa, auditoria, convenio, presupuesto pueden esperar el tiempo necesario para gobernar cómodamente al estar hecho el trabajo sucio de antemano. Un trabajo que no se ha sabido explicar y publicitar, el Partido Popular alcalaíno se acomplejó desde el primer momento que perdieron la mayoría, hicieron creer que su experiencia de gobernar en minoría en la legislatura 1995-1999 podrían traspolarla a la actual, pero en aquella ocasión el PP llegaba al poder tras el gobierno socialista de Florencio Campos, en la actualidad su minoría es consecuencia de dos legislaturas con mayoría absoluta propia.


En caso de que en un futuro prosperase una moción de censura, Bartolomé González posiblemente no estaría ni dos semanas en la oposición, el Partido Popular se resquebrajaría al estar sus dirigentes más pendientes de sus intereses personales que en la propia ideología del Partido.


Los Partidos Políticos y el PP no es ajeno a ello deben de estar por encima de las personas que buscan sus intereses personales a costa del partido. Bartolomé González sabe que si le quitan de Alcalá tanto a nivel municipal, como a nivel de Partido se queda
en poca cosa.


Aún resuenan en los teléfonos de alcaladigital las palabras de Marta Viñuelas solicitando que no publicásemos informaciones contraproducentes contra Bartolomé González ya que eran perjudiciales para sus aspiraciones de conseguir un puesto en Madrid, ante la ultima remodelación de Aguirre, donde Bartolo aposto tanto y perdió.


Abocado en la Asamblea de Madrid a ser culiparlamentario, sus críticos en el Partido esperaban que consiguiese su anhelado deseo para dejarles el camino libre. Cuando anunció que se volvería a presentar a la Presidencia de los populares alcalaínos la sangre empezó a helarse por las venas de los ideólogos complutenses, cada segundo que pasa es un lastre más pesado, el partido se va fraccionando y lo que es peor, los frutos cosechados pueden dejarle durante décadas en la oposición.


Bartolomé González es el cáncer del PP, está apalancado, y en su caída puede lastrar a personas honradas y capacitadas que a pesar de mostrarse disconformes con su forma de actuar le son fieles hasta el final. Bartolo es un cáncer para el PP-Alcalá y quienes le apoyan saben que tiene los días contados y una posible moción de censura desintegrara el PP de Alcalá ya que el cáncer le ha extendido hasta lo más hondo de la estructura tanto de Gobierno municipal como del propio partido.

 
     
 
legal arriba correo alcaladigital.com