cabecera948
Madrid. Viernes 13 de enero de 2012
 
  Un policía local de Alcalá presenta una querella criminal acusando a Bartolo, un mando policial y un policía local de “presuntos delitos de prevaricación, grave discriminación en el empleo y lesiones”  
  Asegura en su denuncia que, “Entendemos que todos los hechos delictivos cometidos por los querellados lo son a consecuencia del cargo que ostenta la mujer del querellante (concejal de la oposición, exconcejal de PSOE, Eva Llandari Arrollo) así como ante las quejas del propio querellante por las graves irregularidades que acontecen en este municipio”  
  r  
 

Texto integro de la querella criminal presentada por un policía local de Alcalá en donde se vierten graves acusaciones contra el alcalde, un mando policial y un policía local

r
r
r
r
r
r
r
r
r
r
r
r
r
r
r
r
r
 
r
r
r
r
 
 
 

 

MADRID, ALCALÁ DE hENARES (ALCALADIGITAL), Así se asegura en la denuncia a la que ha tenido acceso alcaladigital, por lo que, no está siendo especialmente satisfactorio el comienzo de 2012 para el alcalde de Alcalá de Henares Bartolomé González, quien en estos días junto con dos policías locales tendrá que pasar por los juzgados de Alcalá para dar su testimonio sobre la querella criminal que con fecha 23 de marzo de 2010 fue presentada en los juzgados de Alcalá de Henares teniendo como querellante a Álvaro Calvo Cibrián y querellados a Ricardo Castillo Guerra, subinspector jefe de la Policía Local de Alcalá de Henares, Lorenzo Granell Ruíz, propietario del Gimnasio Olimpia y Policía Local de Alcalá de Henares, y a Bartolomé González Jiménez, Alcalde Presidente del Municipio de Alcalá de Henares.


En la Previa de la Relación Circunstanciada de los hechos se expone, que:
“Se interpone la presente querella por los delitos de prevaricación, grave discriminación en el empleo y lesiones causados por los querellantes prevaliéndose en su condición de jefes del querellante y todo ello debido a que la mujer del querellante es concejal en la oposición del Exmo. Ayuntamiento de Alcalá de Henares”.

El querellante es policía local de Alcalá de Henares y marido de la por entonces concejala del PSOE, Eva Llarandi Arroyo.

En el punto III de la PREVIA  se explica textualmente: “como en el Exmo. Ayuntamiento de Alcalá de Henares, se han producido diversas prevaricaciones, desde el Alcalde, hasta el Jefe de la Policía Local, tales como mantener desde hace años a un agente de la Policía Local en la nómina municipal, sin que este agente haya ido nunca a trabajar. Mantener tres cabos de policía local en sus puestos y cargos cuando existe desde el año 2008 una sentencia firme que prohíbe que esto agentes sean cabos, debido a irregularidades en su nombramiento, o el grave hecho de que el Jefe de la Policía Local haya sido nombrado para su cargo con infracción de las normas para su nombramiento, como era el hecho de aprobar un psicotécnico que nunca aprobó.

Asimismo y debido a las fuertes presiones, trato degradante y discriminatorio, el querellante ha sufrido depresiones y lesiones psicológicas como acreditaremos en la presente querella.

Entendemos que todos los hechos delictivos cometidos por los querellados lo son a consecuencia del cargo que ostenta la mujer del querellante (concejal de la oposición,) así como ante las quejas del propio querellante por las graves irregularidades que acontecen en este municipio”.

En la primera de la Relación de Circunstancia de los Hechos, en su párrafo tercero, se vuelve a incidir sobre la condición de la mujer del querellante.

“La situación se torna irregular a partir del hecho de que su mujer, Dña. Eva Llarandi Arroyo, resulta elegida concejal de la oposición en el Exmo. Ayuntamiento de Alcalá de Henares, en las elecciones de mayo de 2007, y comienza a investigar las irregularidades en el Ayuntamiento”.

Mientras que en la segunda Relación de Circunstancia de los hechos, se explica: “en concreto, las graves discriminaciones apuntadas consisten en :

PREVARICACION MEDIANTE INCOACIÓN RECURRENTE E INJUSTIFICADA DE MÁS DE 25 EXPEDIENTES DISCIPLINARIOS DE MENOS DE 2 AÑOS.

PREVARICACION Y DISCRIMINACIÓN EN CUANTO A LAS FUNCIONES.

PREVARICACION MEDIANTE ÓRDENES ARBITRARIAS

CAUSACIÓN DE GRAVES PERJUICIOS PSOCOLÓGICOS A CONSECUENCIA DE LA DISCRIMINACIÓN”.

 

Cada uno de estos puntos se desglosan y ase aportan documentos en calidad de pruebas.

Por lo que respecta al punto tercero, la querella criminal recoge:

PREVARICACIONES, DESOBEDIENCIA A ÓRGANOS JUDICIALES Y MALVERSACIÓN DE CAUDALES PÚBLICOS.

En el primer punto que se hace de la descripción de los mismos, se explica:

“En primer lugar, el policía local D. LORENZO GRANELL RUIZ, el cual regenta el gimnasio “Olimpia” situado en la calle Infantado nº 5 y 7 de Alcalá de Henares, VIENE COBRANDO UN SUELDO COMO POLICIA LOCAL, INCLUIDOS COMPLEMENTOS, E INCLUSO NOCTURNIDAD, SIN HABER ACUDIDO NI UN SOLO DÍA A SU PUESTO DE TRABAJO, DESDE HACE MAS DE 10 AÑOS. Parece ser que este policía pone a disposición de la policía local su gimnasio para que vayan los agentes y a cambio cobra un sueldo como funcionario”.

“En segundo lugar se pone de manifiesto un delito de prevaricación y desobediencia judicial; los antecedentes de esta situación son los siguientes:

Existiendo sentencia del Juzgado de lo Contencioso administrativo nº 6 de Madrid nº 355/08 con respecto a la impugnación de la convocatoria de plazas de cabo que se expone literalmente en el punto A del fallo:

“Desestimación presunta del recurso de alzada interpuesto contra el acuerdo de la Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Alcalá de Henares, de 1 de febrero de 2006, (B.O.C.M. de 109 de febrero de 2006), por la que se deja sin efecto la convocatoria de 10 plazas de Cabo de la Policía Local correspondientes a la Oferta de empleo público de 2004…”

A pesar de tal decisión judicial tanto el jefe de policía Ricardo Castillo, como el señor alcalde Bartolomé González Jiménez desobedecen abiertamente tal resolución manteniendo a los cabos que ostentan las plazas impugnadas, y declaradas inexistentes por orden judicial, tanto en las funciones como en la remuneración propia de dichas plazas y todo ello en abierta desobediencia y desprecio judicial que lo impide”.

 

Una vez la querella criminal recoge todo el expositivo de los hechos con abundante acopio de pruebas documentales se llega a la calificación de los hechos:

DELITO DE PREVARICACION
DELITO CONTRA LOS DERECHOS DE LOS TRABAJADORES
DELITO DE MALVERSACION DE CAUDALES PUBLICOS
DELITO DE DESOBEDIENCIA JUDICIAL
DELITO DE LESIONES.

La querella criminal presentada insta a llamar a declarar en calidad de imputados a

Ricardo Castillo de la Guerra, subinspector jefe de la Policía Local de Alcalá de Henares.

Lorenzo Granell Ruíz, propietario del Gimnasio Olimpia y Policía Local de Alcalá de Henares

Bartolomé González Jiménez, Alcalde Presidente del Municipio de Alcalá de Henares.

Al mismo tiempo insta que se cite a declarar a diversas personas en calidad de testigos.

 

La querella fue admitida a trámite mediante PROVIDENCIA de la jueza del Juzgado de Instrucción nº 2 de Alcalá de Henares, con fecha 5 de abril de 2010.

 
     
 
legal arriba correo alcaladigital.com