AlcaláDigital
Madrid. Jueves 31 de enero de 2013
 
  Bartolo; un estorbo para el PP  
   
   
 

MADRID/ALCALÁ DE HENARES (ALCALADIGITAL).- El todavía presidente del Partido Popular alcalaíno, Bartolomé González se ha convertido en todo un estorbo tanto para el partido en Madrid, como en Alcalá de Henares. Retirarse a tiempo es una virtud de la que no ha hecho en ningún momento gala nuestro ex alcalde más comprometido con los vaivenes sectoriales que con su dedicación a Alcalá de Henares como parlamentario en la Asamblea de Madrid.

El próximo 27 de febrero la presidenta regional Esperanza Aguirre ha cursado una carta a todos los afiliados convocándoles a la Asamblea que tendrá lugar en la sede del partido en la plaza de Cervantes para la elección del Presidente como del Comité Ejecutivo Local.

Desde las 12 hasta las 20 horas estará abierta la urna de la que deberán salir unos cargos que aporten esa gran deuda que tienen con los alcalaínos en general y con sus electores en particular, que no es otra que volver a generar credibilidad y confianza.

El Partido Popular que es mayoritario en Alcalá de Henares en número de afiliados necesita gente con ideas nuevas que impulse la renovación del partido y se aleje de un bartolismo caduco y obsoleto que solo pensó en los últimos años en su propio beneficio e iniciar una huida hacia delante. Si en su momento aportó savia nueva y fuerza a los populares en Alcalá, con el tiempo se fue desgastando para convertirse en todo un cadáver fantasmagórico que no deja de enredar en detrimento de un partido que tiene que salir de ese apocalipsis bartoliano en que se ha convertido.

Cualquier persona, con dedicación y lejos de vicios propios o heredados, que trabaje honestamente en pos del partido y de la ciudad será bienvenida.

Hacer acto de contrición de los errores pasados para no volver a cometerlos se antoja la hoja de partida de una ruta que tiene que consolidar al Partido Popular alcalaíno, ahora muy deteriorado tanto por errores propios como por el desgaste que la crisis está haciendo tanto a nivel regional y nacional que pueden acabar pagando en el purgatorio de la oposición.

El Partido Popular de Alcalá de Henares, en su ejecutiva actual, bajo la presidencia de Bartolomé González es un partido viciado, lejos de aquel que aprovechando los errores del dúo Peinado-Machota consiguió la primera mayoría absoluta. Parodiando al Don Hilarión de la Verbena de la Paloma, “Hoy lo tiempos cambian que es una barbaridad”, es donde los populares alcalaínos no han sabido adaptarse ni al presente, ni a la evolución que conlleva saber adaptarse a las nuevas opciones que la política demanda. Cada tiempo y sus circunstancias es distinto y aquí es donde ha fallado el Partido Popular, que de la mano de Bartolo no supo, o no quiso, ver que el elector le había quitado la mayoría merced a sus errores.

El ex alcalde debe de irse lejos, muy lejos, dejar de enredar y que el proceso de las elecciones a la presidencia y a su Comité Ejecutivo Local siga su curso, que prime la cordura y las buenas intenciones, porque de ello va a depender tanto el futuro de la ciudad, como del propio partido. Lavar la cara, pero seguir con unos dictados al margen de una calle que quiere sentir a sus políticos cerca es tirarse piedra contra su propio tejado. El Partido Popular enquistado en el gobierno municipal  ha sido incapaz de hacer política, despreciando en muchos casos las demandas sociales de sus vecinos y cambiando de opinión y de parecer empujados más por los dictámenes de la oposición que por su propio “programa” llevando la incoherencia en sus propios actos y ante sus propios electores.

El reto que saldrá de la elección del próximo 27 de febrero es importante, los candidatos solo tienen una opción para salir adelante, si quieren relanzar el Partido olvidarse de Bartolo y su bartolismo, todo lo que no se eso puede llevar a la subsistencia primero y a la decadencia después.

 
     
 
Correo alcaladigital Información legal Ir al principio