cabecera948
Madrid. jueves 21 de junio de 2012
 
  Luis Vargas: “Mis compañeros del PP que están gobernando son “como pollos sin cabeza”  
  p  
   
 

ALCALÁ DE HENARES (ALCALADIGITAL). Textos y fotografía.- Ignacio Sanchez. Cuestionario y entrevista.- Jesús Nuñez

Luis Vargas, llegó muy joven al Partido Popular de Alcalá de Henares, con 18 años recién cumplidos ingresó en la entonces Alianza Popular, desde entonces su presencia en la vida política alcalaína ha sido constante. Concejal en la oposición en 1991, dimitió por discrepancias con la entonces presidenta del Partido Popular Rosalía Rodríguez. Entró a formar parte del primer gobierno en minoría de Bartolomé González, tras la llamada del entonces secretario general del Partido Popular de Madrid, Pío García
Escudero.
Posteriormente formó parte del equipo del equipo de gobierno en la primera mayoría absoluta de González, tras dejar la concejalía, pasó a desempeñar el cargo de asesor del alcalde. En 2006 junto con el alcalde y un grupo de empresarios entre los que se encontraba la presidenta de los comerciantes chinos en Alcalá decidieron crear una empresa para establecer negocios de restauración en China, que no llegaron a materializarse extinguiéndose la sociedad cuatro años después.

La crisis interna que padece el Partido Popular debido a los constantes ataques del propio presidente del Partido Bartolomé González a la línea de flotación del mismo, tras no asumir la minoría con que gobierna, ha hecho que Luis Vargas haya decidido dar un paso más al frente, cuando estaba alejado de la vida política y apoyar una candidatura opuesta a la candidatura de González en las elecciones internas que el Partido Popular llevará a cabo el próximo otoño.

Alcaladigital ha mantenido una entrevista en exclusiva con Luis Vargas, donde analiza y da un repaso tanto de la situación económica y social de España, como la de Alcalá de Henares. Su forma de pensar, sus inquietudes,  sus desmentidos e incluso sus negocios en su momento con Bartolomé González quedan reflejados a lo largo de la entrevista.

 

 

Señor Vargas, aquí en este país lo único que va medianamente bien es la Selección Española de Fútbol, lo demás esta como para salir corriendo.

"Desgraciadamente, la situación es delicada, compleja y da muchas veces pánico".

 

Y en este superlio ¿Quién nos ha metido? Los políticos. Los banqueros. El ladrillo. La especulación…

"Entre todos la mataron, y ella sola se murió; pero si tengo que culpar a alguien, la banca ha jugado un papel muy importante de que haya ocurrido todo esto. Primero, porque han tenido una visión muy cortoplacista y se han dedicado a cobrar esos maravillosos bonos que cobraban a fin de año. Aquí lo que interesaba era construir, vender, hacer los productos que sean, sin pensar lo que podía generar mañana. Se han dedicado a refinanciar operaciones de cara a no tener que aprovisionar las moras. Ha habido otro detalle que creo que ha sido fundamental, y es el hecho de que las entidades financieras estén poniendo en libros valores contables de bienes inmuebles que se han ido adjudicando, no por el valor real de mercado, sino por un valor de tasación que resulta ficticio. Creo que tienen mucha responsabilidad porque se han pretendido recapitalizar poniendo en marcha acciones u opciones subordinadas, preferentes y todo este tipo de productos que no era los más adecuados, y lo más grave de eso es que se lo han vendido a personas mayores que no saben lo que están comprando.


Todo eso ha sido consentido por el Banco de España y todo eso ha sido consentido por las autoridades políticas que se han basado también en esa visión cortoplacista, sacando impuestos de donde sea porque les venía bien y entre todos han destrozado la economía".

Y de esta ¿Quién cree que nos va a sacar?

"Como siempre el pagano es la clase media, y es la que nos va a sacar de esto, que es la que está recibiendo toda la leña. El rico es el rico y está donde está, y el pobre es el pobre y demasiado tiene con su pobreza. Lo terrible de esto es que esa pirámide de una sociedad bien organizada, donde la clase media da estabilidad, nos vamos a encontrar con un reloj de arena en que esa clase media, el que pueda va a saltar hacia arriba y el que no pueda va a asaltar hacia abajo. Al final el que nos sacará de esto será la clase media porque al político no le veo yo por la labor que esté por sacarnos de nada".

Dicen los economistas que de esta saldremos más pobres pero, tendremos una economía más dinámica y menos encorsetada.

"Después de toda crisis profunda y de crisis sistémica como es esta, el que no muere en el intento sale reforzado. Aquellos que mejor se adapten a la situación serán los que salgan reforzados".

El peligro ahora mismo quien es. ¿Los casi seis millones de parados? ¿Los políticos? ¿Los especuladores que quieren tirar el euro? ¿O los sindicatos?

"La desgracia de España no es que tengamos cinco millones de parados, la desgracia de España es que no tengamos un millón de empresarios. Y la desgracia de España es que vayas a preguntar a los universitarios y el 70 por ciento, su aspiración de futuro es ser funcionario, con un país así no se puede llegar a ninguna parte.
El problema en España es que al empresario o al emprendedor se le ha demonizando y había que empezar a quitar estatuas de reyes y poner estatuas de empresarios.
Tenemos unos sindicatos que están desfasados en sus discursos, en ese anarquismo, en ese enfrentamiento de principios del siglo XX, por lo demás a mí me parece que son unos listos, se han dedicado a poner la mano con la subvención, a vivir de determinadas situaciones, que a los políticos les interesa por aquello de tener interlocutores y les han dado un poder que realmente no les corresponde, y les han dado una representación que la sociedad les está negando. Lo que deberían hacer los sindicatos es inspirarse un poco más en sindicatos de corte europeo y empezar a ganarse el respeto del ciudadano".

 

Y un político liberal y del PP, ¿Qué opinión tiene de cómo esta gobernando Rajoy?

"Fundamentalmente soy reformista. Creo que el señor Rajoy ha hecho un gobierno de un perfil completamente diferente del que tenía el señor Rodríguez Zapatero. Los unos se pasaban de tontos y éstos se pasan de listos. Rajoy posiblemente ha hecho un gobierno necesario, pero para mí es un gobierno de Secretarios de Estado. Ahora mismo España lo que necesita es un gobierno con un Amancio Ortega, con un Emiliano Revilla, con un Isidoro Álvarez, con un José Hidalgo, gente que en muchos casos de la nada, cuando no de bajo cero, han sido capaces de crear imperios, y luego han sido capaces de rodearse de gente competente y de equipos. Eso es lo que necesita España, gente con la suficiente capacidad y preparación para salir adelante, es el perfil del político estadounidense que antes de ser político ha sido un empresario, un profesional de nivel y a partir de ahí llegan a la política y aportan algo porque tienen nivel de país”

Hablando de gobernar: aquí, en Alcalá ¿qué tal están gobernando sus compañeros del PP?

“Creo que son pollos sin cabeza, fundamentalmente porque la cabeza no existe. La cabeza desde mi punto de vista ha cometido dos grandes errores. En política todos debemos de tener muy claro que hay fecha de caducidad, y es mejor irte antes de que te echen, porque la política agota, la política cansa y desgasta. En política hay que estar muy fresco y  en las mejores condiciones de echar el resto. Al alcalde de Alcalá le sobra una legislatura, si se hubiera ido antes, lo hubiera hecho como ganador, en honor de multitudes, y habría dejado un buen sabor de boca, primer error.
Segundo error, si te vas a ir te vas y si no te vas a ir, te callas, trabajas y cuando te vayas a ir, te vas y punto.
Yo he gobernado en minoría con 11 concejales y es una situación muy difícil, pero la diferencia es que en aquella ocasión éramos unas personas recién llegadas, que llegábamos con mucha ilusión y con muchas ganas de cambiar Alcalá y de transformar una ciudad que después de 16 años de gobierno socialista, entendíamos que la ciudad había sido maltratada".

 

¿Gobernar en minoría, es fruto de los aciertos de la oposición o de los errores del PP?

"El hecho de que la corriente del PP en la comunidad de Madrid, en el gobierno de España y en los pueblos de los alrededores suba y que aquí se baje, hay un componente personal clarísimo.
Los vecinos de Alcalá no han estado conformes con la gestión que se ha hecho en la última legislatura.
Bartolomé González, y otras personas que forman parte de su equipo, que individualmente y que cada uno de ellos me merecen el mayor respeto y valoro el trabajo que hacen, deben de considerar que ser concejal no es un trabajo y no se puede estar 20 años siendo concejal. Soy un ferviente defensor de las dos legislaturas y considero que una persona que lleva 20 años en política necesariamente tiene que estar quemado, si está quemado hay que sustituirle, y si no está quemado es porque se ha estado tocando las narices, motivo también más que sobrado para sustituirle”.

¿Han pasado aquellos tiempos que decía Bartolo, si no queréis votar al PP, votar a Bartolomé González?

“Ahora habrá que hacer lo contrario, si no queréis votar a Bartolomé González, votar al PP. Ahora habrá que volvérselo en pasivo”.

 

Dicen por la calle que en el PP de Alcalá sobra prepotencia y falta sentido común. ¿Qué opina?

“Puede ser que tengan razón, porque el estar mucho tiempo en el gobierno y no mover banquillo, genera vicios que pueden llevar a que pueda existir una cierta prepotencia.
Yo sí puedo decir que notó una diferencia muy grande de talante, de lo que fue el primer gobierno en minoría de Bartolomé González Jiménez, a lo que es el gobierno actual. En aquellos primeros momentos había más ilusión, había más humildad, llegábamos todos con muchas ganas y yo eso no lo observó ahora”.

¿Es cierto que los críticos no tienen cabida en la actual ejecutiva del PP y por eso ha tenido que dimitir usted y el señor Azañedo?

“La composición del Comité Ejecutivo de Alcalá de Henares creo que no tiene el nivel que debería tener una ciudad como esta y el Partido Popular de Alcalá de Henares. Es un Comité ejecutivo hecho a la medida de su presidente, eso hasta cierto punto es lógico, porque el presidente está en su derecho de rodearse de las personas que considera oportunas; pero considero que Bartolomé González ha utilizado el Comité ejecutivo como una herramienta para su mayor gloria, más que una herramienta que le pudiera aportar una visión a nivel del Partido Popular de Alcalá. A partir de ahí, el hecho de mi dimisión no tiene nada que ver con que pudiera hablar o no. Fui consciente de un desencuentro personal, del que yo hasta ese momento no tenía conocimiento. Yo siempre he tenido la sensación de que Bartolo me veía a mí como un rival o como un peligro para él. Pensaba que eso había quedado superado, pero me di cuenta, de que parece ser que este señor no lo sentía así.


Por un tema estrictamente personal con una derivación política, decidí que no me apetecía seguir trabajando y seguir estando al servicio de un señor que no consideraba que debía de estar a su servicio, pero no me fui por el hecho de que en el Comité ejecutivo yo no me pudiera manifestar libremente”-

¿Cuál es la situación en que usted se percata del desencuentro con Bartolomé González?

“Yo me percato de esa situación a raíz del propio alcaladigital, cuando saca una serie de artículos, en los que este señor a mí me acusa de ser dueño de alcaladigital y me acusa de estar manipulando y utilizando alcaladigital en su contra y para sacar unos réditos políticos, cosa que es absolutamente falsa y que lo dejé claro en mi escrito de dimisión. Que no iba dirigido a él, mi dimisión iba dirigida al secretario general del partido. Otra cosa es que este señor en el Comité ejecutivo diera unas explicaciones a su gusto y manera, pero que no tenía nada que ver con lo que realmente ponía en mi carta de dimisión y los motivos por los que yo dimitía. Este señor tergiversó mis motivos y mis explicaciones, limitándose a decir que yo me iba por motivos de discrepancia personales y que mientras  había cobrado había estado muy contento, esa es la versión que a mí me ha llegado. Como eso es absolutamente falso, yo me reservo el derecho de poder hacer uso de esa carta y mostrarla cuando lo crea conveniente.

Muchos compañeros y compañeras suyos, del PP calificados como “la vieja guardia” aseguran que con Rosalía Rodríguez, (a quien echaron de estos lares alegando falta de democracia interna), había más democracia que con Bartolo ¿Es cierto?

"No creo que Rosalía Rodríguez fuera un modelo de gestionar el Partido Popular, ni de nada. No me parecen cuestiones comparables. Si tengo que decir, y no es la primera vez que lo he hecho, que Bartolo tiene la escuela de Rosalía Rodríguez. Bartolo ha aprendido política de Rosalía Rodríguez, pero de ahí a comparar una situación con otra no lo haría”.

¿Se ha convertido el Partido Popular de Alcalá de Henares en un régimen presidencialista?

“ Si, pero eso es normal, porque una persona que llega muy joven a la política, sin ningún bagaje profesional, sin ninguna experiencia profesional y que pasa los últimos veintitantos años en política, viviendo de la política y en un puesto de máxima relevancia en donde todo el mundo le va diciendo que bueno eres, que guapo eres y que bien lo haces, al final acabas tomando el síndrome del niño consentido, te acabas convirtiendo en un Rey Sol, que es lo que entiendo que le ha ocurrido a este hombre”.

¿Que es peor Bartolo o el bartolismo?

“Pues posiblemente sea peor el bartolismo que el propio Bartolo; porque si Bartolo no tuviera bartolismo sería una persona con los pies en la tierra y bastante realista. Pero sí que es verdad, que alrededor de Bartolo se han creado una serie de intereses creados y de personas que van a medrar como pueden y de una cierta alabanza al líder que al final el bartolismo acaba haciendo daño a Bartolo”.

¿Usted se ha sentido defraudado con el PP o por algunas personas del PP?

“Ha habido momentos en que me he sentido defraudado con el PP, no he compartido determinadas cuestiones políticas, he visto contradicciones y bandazos que no me han gustado, y por supuesto ha habido personas del PP que me han defraudado profundamente”.

¿Qué opinión le merece que una gran masa de ciudadanos acorrale a varios concejales en la pasada Noche en Blanco y que tengan que ser desalojados en un furgón policial, a qué se debe esa situación?

“Condeno absolutamente este tipo de actuaciones, a los concejales se les vota y si no te parece bien lo que están haciendo se les deja de votar y botas otra alternativa. Lo que no se puede hacer es una persecución de esa manera. Primero, porque siendo muy numeroso el grupo de personas que acosaba a estos concejales, y posiblemente, si nos sentamos, por los recortes educativos, de sanidad, por el tema de los trabajadores de la recogida de basuras o el tema de los trabajadores municipales, puedes hablar con ellos, te dan explicaciones y puedes estar, incluso en determinadas cuestiones  más o menos de acuerdo. Evidentemente, esas personas no representan a todo el pueblo de Alcalá, son personas que en un momento determinado están enfadadas y que toman una actitud muy poco democrática y muy poco civilizada.


Dicho esto, hay que comprender que la situación social está muy candente, y el monte está ahora mismo de yesca hasta arriba, y la más mínima chispa puede generar situaciones como la que se vivió en la Noche en Blanco, y que en un momento determinado quieras hacer blanco de tus iras a un grupo de personas que su culpabilidad en este tipo de situaciones es muy limitada”.

¿Bartolomé González ha basado más su estancia en el poder a base de populismo que de política?

“Ha tenido siempre una política muy populista, le decías que había que invertir, por ejemplo, en sistemas informáticos en el ayuntamiento, y el decía que había que invertir en verde y asfalto, que es lo que ve la gente, lo otro no lo ve la gente. Ha tomado una postura muy populista y eso con el tiempo se vuelve en su contra. Creo que por su parte no ha existido un diseño de ciudad real. Ha existido un diseño de ciudad en función de determinados intereses. Mientras vas diciendo a todo el mundo si, eres bueno, ahora que las circunstancias no te permiten decir que si, toda esa gente que antes te aclamaba ahora se te vuelve en contra”.

¿Cuando usted dice que Bartolomé González ha realizado un diseño de ciudad en función de determinados intereses, a que se refiere?

“Yo he entendido que han sido unos intereses fundamentalmente electoralistas. Un estadista va a mirar siempre en las siguientes generaciones, el político lo que mira siempre es en las siguientes elecciones. La forma que ha tenido de hacer política es mirar en las siguientes elecciones en vez de mirar en las siguientes generaciones. Ha hecho una estructura de ciudad y ha dado unos determinados pasos que no puedo compartir, cuando he tenido ocasión se lo he dicho.


Por mucha crítica que he tenido, yo he considerado que Alcalá debía de tener una Moraleja,  considero que Espartales Norte debía de haber sido una Moraleja, y lo he defendido con la izquierda. Yo necesito crear zonas y barrios que atraigan a determinados perfiles económicos y sociales, porque esta gente al final van a tener su seguridad privada, van a pagar sus clínicas privadas, van a tener sus colegios privados, van a pagar impuestos generales más altos y con esos impuestos tú vas a poder hacer otro tipo de labores para intentar de alguna manera compensar o reestructurar las posibilidades económicas de cada uno.


Es en lo que se basa el sistema tributario, el que tiene más paga más, y es más solidario con el que tiene menos.
Con un tipo de vivienda de alto nivel, de alto standing, primero trataré de traer inversión a Alcalá, todo eso traerá, que directivos de empresas puedan venir a Alcalá, que pueda existir una hostelería acorde con una demanda determinada, y paralelamente estos señores que van a consumir un menor nivel de servicio público van a pagar impuestos como el que más, y de ahí vas a poder compensar a otros estamentos sociales más necesitados de tener ese paraguas de cobertura público.


Miren ustedes las últimas modificaciones del plan general de ordenación urbana y vean en qué línea han ido.
Ahora te venden la moto de que IKEA quiere venir a Alcalá. IKEA quiso venir a Alcalá hace muchos años, cuando se hizo la ampliación del parque comercial de La Dehesa y no pudieron venir a Alcalá porque no encontraban metros suficientes para poner un centro comercial en Alcalá. Ahora lo que pretenden traer es un centro logístico, que puede ser ocho o diez veces más grandes que un centro comercial y dónde les vas a dar esos metros. Si ahora mismo Alcalá no tiene metros para poder establecer industrias, porque los metros que hemos tenido se han recalificado y se han hecho residenciales.
Tenía que haber hecho lo que el ayuntamiento de Meco que ha desarrollado un polígono inmenso y allí se han ido empresas de primerísimo nivel, entre otras el principal empresario que tiene este país, que es el grupo Inditex.


Estoy seguro que si a este grupo le dices que tengo este terreno, este polígono, en estas condiciones en Alcalá de Henares, con todo el respeto que le tengo a Meco, hubiera elegido Alcalá, pero que ocurre, que no lo tienes.
Se ha hecho una política, que como había una demanda de suelo y la construcción iba hacia arriba y no se demandaba empresa, se ha construido residencial, y luego al final dices, ¿qué pasa con el residencial?
En cambio sí tienes necesidad de hacer grandes actuaciones empresariales, que no se trata de hacer mini polígonos para naves, que están muy bien, pero no soluciona un modelo económico como el que hay ahora.
España se ha basado en un modelo de construcción, eso se ha venido abajo y lo que tienes que hacer es crear otro tipo de empresa y de actividad que pueda absorber una mano de obra”.

¿No cree que la política urbanística viene marcada desde la Comunidad de Madrid y que Alcalá de Henares no tiene nada que hacer, como ha podido ocurrir con los campos de golf?

“Yo no se desde donde le marcan la política urbanística a Bartolomé González, evidentemente las modificaciones puntuales al plan general de ordenación urbana las acaba aprobando definitivamente la comunidad de Madrid, algo tendría que decir en esto la comunidad de Madrid.
Creo que Alcalá de Henares necesitaba un campo de golf, y el golf ni es tan elitista, ni es de ricos como se quiere vender. Es como todo, en función de lo que te quieras gastar y donde quieras estar. Hay campos carísimos y muy elitistas, y hay campos municipales maravillosos en el norte de España que estás jugando por 13 euros. Estoy a favor del golf, y creo que es un deporte que viene muy bien a la gente de cierta edad y que hay que promocionar. Dicho esto, ¿el mejor sitio para hacer un campo de golf en Alcalá de Henares era El Encín?, no lo se. Desde un punto de vista económico el golf aporta mucho dinero, ahora desde el punto de vista de localización, el campo de golf está allí como podría haber estado en Espartales Norte o en otra zona, y a lo mejor, ese corredor privilegiado de la N II haberlo dedicado a realizar un parque empresarial potente, con muchos metros.


Siento una envidia sana, cuando voy por la carretera de La Coruña o de Burgos, llegas a Alcobendas, o a Tres Cantos, y ves esos edificios de cristal y esas empresas multinacionales, tecnológicas, limpias, centros de cálculo de entidades financieras y piensas, cómo esto no puede estar en Alcalá, estamos más cerca del aeropuerto, somos una ciudad histórica, tenemos una serie de encantos como ciudad y porqué se vienen aquí a Alcobendas a Tres Cantos. Aquí en Alcalá nos hemos quedado con las mininaves y poco más. Es una pena que no haya existido una infraestructura y una dotación para que este tipo de empresas  en Alcalá”.

 

Lo de sacarse de la manga un numero dos y colocarle de “paracaidista” como es el caso del señor Bello. ¿Qué opinión le merece?

“Como formas mal, y eso antes de irme del Comité ejecutivo se lo dije. Consideré que Bartolomé González había faltado al respeto al comité ejecutivo como máximo órgano de dirección del Partido Popular en Alcalá de Henares, sencillamente porque nos enteramos de la lista por la prensa. Y eso no debía ser así, debería de haber convocado al comité ejecutivo, haberlo explicado; no hubiera tenido ningún problema en que la lista hubiera salido adelante, porque en definitiva él lideraba la lista y entendemos que debe tener un margen amplio para elegir su equipo, si acierta, acierta el y si se equivoca, se equivoca el, pero tiene que tener un margen amplio.


En cuanto a la figura del número dos, personalmente a Javier Bello le tengo aprecio. Le conozco desde hace muchos años, fue compañero en la primera legislatura en la que por discrepancias profundas nos tocó vivir y él fue uno de los que dimitió. Qué es lo que de alguna manera me está dando bastante lástima, porque podría ser un digno sucesor de Bartolo, que en apenas un año que está gobernando se ha quemado mucho, mientras Gustavo que le había salpicado todo el bartolismo, ha tenido la inteligencia y la visión política de apartarse y ha hecho justo lo contrario. Bello llego limpio e inmaculado y en cuestión de un año está salpicado del bartolismo hasta las orejas, y en contraposición un señor, como el Gustavo Severién que estaba salpicado de bartolismo hasta las orejas, ha tenido la inteligencia y la visión política de dejar una distancia, ha cogido oxígeno, se ha limpiado de toda la costra que le hubiera quedado de su etapa del bartolismo,  ahora es un hombre que está en una situación de decir, soy un hombre leal, estoy con Bartolo, estoy con el gobierno, pero ahora mismo me he puesto al margen.


Creo que Javier Bello se ha equivocado en el sentido de que se ha dejado empapar de alguna manera de todo lo que es bartolismo, cuando el bartolismo es algo que está en horas bajas, y eso desde mi punto de vista, para él es un lastre, porque en lugar de ser un sucesor que podría llegar como un agua nueva, como una persona con nuevas ideas y con nuevas formas de hacer, y con una formación profesional mucho más desarrollada como la de Bartolo, en un año ha quedado manchado por todos los años de bartolismo, de los que él ha sido ajeno.
En contraposición a ello, está Gustavo Severién, que es un político de raza, un señor que sabe hacer las cosas y lo que ha hecho ha sido justo lo contrario”.

A Luis Vargas siempre le ha visto Bartolomé González como un enemigo, ¿ha sido un invento que se ha creado para cuidarse en salud de cara al partido?

“No se si se lo ha inventado, o lo ha pensado. Creo que siempre he dejado muy claro cuáles eran mis aspiraciones, nunca le he pedido nada en este sentido. Cuando yo he estado en el Partido Popular es porque me han llamado para estar. Creo que he sido un militante leal, cumplidor y nada más.
En la primera legislatura, cuando llego a ser concejal, llevaba más de 10 años como militante del PP. A mí me llaman a raíz de que cae José María Benedicto, entonces presidente del Partido Popular de Alcalá, y esos sí que eran realmente comités ejecutivos, donde había un intercambio de ideas y enfrentamientos interesantes. La lista que lleva José María Benedicto la descabalgan en Génova, y se la encomiendan a hacer a Ester García, se acuerda de mí, me llama, y cuando veo que se lleva una política que no me parece correcta y surge una crisis con la que entonces era la presidenta Rosalía Rodríguez, presentó mi dimisión y me voy tranquilamente. Yo vuelvo, porque a mí se me llama desde Madrid, y se me dice, que de alguna manera, el tiempo os ha dado la razón y creemos que es importante que vuelvas a reincorporarte, y yo acepto.


En la tercera legislatura mía, un año antes de que acabara, le anuncio a Bartolo mi intención de no seguir, porque soy un firme creyente de las dos primeras legislaturas por muchos motivos. Y luego, como asesor es él el que me llama, yo no me dedico a estar en la puerta del ayuntamiento a ver cuando sale el señor alcalde y decirle a ver que hay de lo mío. Es él el que me llama, y solo le planteo una limitación, que es la que siempre he planteado, que para mí mi despacho profesional es sagrado, cosa que además nadie podrá decir que mi despacho profesional lo he mezclado con la política y al revés”.

¿Se fue usted o le echó Bartolo?

“Tomando café con Bartolo en una cafetería próxima al ayuntamiento, le digo, sabes que soy de las dos legislaturas, he estado dos legislaturas contigo de asesor y no quiero seguir como asesor. Desde el agradecimiento que te tengo, porque te has portado bien conmigo,  en ese sentido si tú me necesitas para algo, eso es lo primero. Pero si tú no me precisas o no me necesitas a mí me gustaría dar por cerrada mi etapa política en Alcalá de Henares”

Bartolomé González ha manifestado que volver a presentarse para ocupar la presidencia del Partido Popular en Alcalá de Henares, ¿cree que es conveniente o es mejor que entre aire fresco en el PP de Alcalá?

“Soy partidario de meter gente nueva, que haya aire fresco, y sobre todo que no se presente, porque le va a pasar en el partido lo mismo que le ha pasado a nivel de ayuntamiento. Es un hombre desgastado y necesita que entre gente con otro impulso, con otra alegría y que de al Partido otra sensación, que puedan aportar ideas nuevas. Necesita una renovación total”

¿Es usted partidario de presentarse?

“Hasta ayer tenía muy clara la respuesta, y era que no. Hoy le digo que es una posibilidad que está tomando mucho cuerpo. De momento una compañera del partido, que forma parte del comité ejecutivo, Esther Hervás, que es una persona con ideas sólidas y que creo que pueda aportar una renovación y otro aire dentro del Partido Popular me ha pedido que la acompañe en su candidatura y estoy valorando en apoyarla y estar con ella. Eso quiere decir, que yo, llegado el momento, a lo mejor no me presento, hoy no soy capaz de negárselo. Lo que sí tengo muy claro, es que yo a Bartolomé González Jiménez no le voy a votar, primero porque creo que no está a la altura de ser presidente, y segundo porque creo que por el bien del Partido Popular, él no tiene que ser el presidente. A partir de ahí, si al final, apoyo, integro en la candidatura de Esther Hervás, o yo por mi parte en un momento determinado considero que debo dar el paso y liderar una candidatura, es algo, que repito, hasta ayer tenía muy claro que no. Pero lo que tengo muy claro es que votaré a cualquiera que no sea Bartolomé González, y si se presenta el solo, no iré a votar”.

¿Con las próximas elecciones locales tiene que enterrarse el bartolismo?

“Dentro del Partido Popular de Alcalá de Henares hay muchos afiliados, dentro de esos afiliados hay personas que se consideran preparados, que se consideran capaces, que tienen una ilusión enorme por ser concejales, por poder ocupar cargos públicos y que están en su perfecto derecho.
Cuando estás en un partido no solo te afilias para pegar carteles, o para ir en un autobús de un sitio a otro. Cuando das el paso de afiliarte a un partido político es porque de alguna manera quieres participar en política, me parece absolutamente digno y válido, que haya personas que se consideren capaces y preparadas para ocupar cargos.
Qué ocurre con esas personas, cuando tienes un ayuntamiento que llevan otras más de 20 años sistemáticamente legislatura tras legislatura, esas personas se decepcionan, yo quería ser concejal con 25, sigo queriendo ser concejal con 35, y no veo solución de continuidad. En eso hay un tema importante, creo que a nivel de ayuntamiento, valorando mucho a mis compañeros concejales,  donde que hay personas que han hecho una labor encomiable y hay quien se ha dejado la salud y su carrera profesional en la política. A lo mejor, hay quien desde mi punto de vista, no ha sido tan efectivo y tan activo, y que hay que hacer una renovación y que al partido hay que darle una salida, y hay gente que quiere que haya personas con sangre nueva.
Entiendo que el hecho de que Bartolomé González lleve tantos años en el Partido Popular, y el hecho  de que la candidatura de concejales sea tan repetitiva, año tras año, haya habido tan poca renovación está quitando vida y agilidad al Partido Popular y eso se está traduciendo en que cada vez va a tener menos votos”.

¿Usted estaría a favor de Javier Bello como presidente del Partido Popular en caso de que se presente?

“Hace un año, cuando él toma posesión de la primera tenencia de alcaldía, le hubiera votado sin ninguna duda, con los ojos cerrados. Hoy, o cambian mucho las cosas, o mucho me temo que no le votaría, por lo que le decía anteriormente. Porque me llama la atención, cómo es posible, que en apenas un año, se halla desgastado de la forma que sea desgastado, y se halla vinculado al bartolismo en la forma que se ha vinculado”.

¿Javier Bello, es la continuidad del bartolismo sin Bartolo?

“Si él no se esfuerza por empezar a demostrar lo que es capaz de aportar y lo que de su cosecha puede ofrecer mucho me temo que si”.

Bartolomé González desde un teléfono oficial salió del Pleno del 21 de febrero, llamó a alcaladigital y manifestó a la editora que dijera en palabras textuales “al chulo, y estirado de nuestro jefe, Luis Vargas, que nunca tendría ni el Partido, ni al Ayuntamiento”. Me gustaría que aclarase este extremo y en nombre de la editora de alcaladigital desmienta esta situación.

“ Bartolomé González es el presidente del Partido Popular de Alcalá de Henares, y es el alcalde de Alcalá de Henares, pero Bartolomé González no es nadie para decir de quién es el Partido Popular, quien va a estar y quién no va a estar, y eso lo único que hace es retratarle como una persona con actitudes de cacique y como una persona que evidentemente ha patrimonializado el Partido Popular de tal manera, que parece que está esperando a que su hijo tenga 20 años para tener el partido. Como los regímenes del norte de África, que los partidos pasan del padre al hijo, o algo de eso. Por ahí se descalifica el solo, sin mayor respuesta.


Que esté tranquilo, porque Luis Vargas nunca ha aspirado y no aspira a ser alcalde de Alcalá de Henares y no aspira a presidir el Partido Popular de Alcalá de Henares. Otra cosa, es que creo que hace falta un cambio, y que considero que apoyaré, cualquier otra candidatura distinta a la de Bartolomé González, y otra cosa es que yo incluso pueda valorar presentarme para redundar en ese debate con la necesidad de un cambio. Pero que esté tranquilo, porque si yo hubiera querido aspirar a ser alcalde de Alcalá de Henares, hace mucho tiempo que lo hubiese hecho y lo hubiera tenido relativamente fácil de serlo y de descabalgarlo. Mi carrera política en Alcalá de Henares ha empezado y ha terminado, no aspiro ni quiero volver a ser concejal, ni quiero ser alcalde ni nada similar.


Yo no soy dueño de Alcalá digital, no. Es un proyecto que pone en marcha dos personas, con las que he tenido muy buena amistad y he apreciado mucho, que son Jesús Núñez y Paqui Bautista, ellos ponen en marcha este proyecto, absolutamente autodidacta. Un proyecto, que desde mi punto de vista, tiene mucho mérito.
Ni intervengo en su línea editorial, ni he intervenido nunca”.

¿Es cierto que Bartolomé González y usted, han tenido o han pensado tener negocios en común?

"Si es cierto, yo, Bartolomé González y otra serie de personas, tuvimos una idea que era montar un negocio hostelero en una determinada provincia de China, en Henan. A tal efecto tanto Bartolomé González como yo, y otra serie de personas, constituimos una sociedad, que se llamaba Alcalasia Internacional S.L. el 5 de junio de 2006 y se disuelve el 24 de noviembre de 2010, sin que hubiera tenido ninguna actividad”.

¿Por aquella época realizó usted viajes de forma oficial junto con Bartolomé González invitado por autoridades chinas?

"Yo he estado en varias ocasiones en China, y en alguna ocasión ha estado Bartolomé González conmigo. Ahora también tengo que aclarar, que tanto por mi parte, como por la suya han sido viajes estrictamente privados. Al llegar a China en determinados momentos ha habido contactos a través de determinados socios chinos con autoridades chinas, pero hasta donde yo sé, yo he visto a Bartolomé González pagarse los viajes con su dinero.
Son viajes, que cogimos de nuestras vacaciones y que recuerde, yo he estado con él en dos ocasiones”.

¿Fueron viajes privados, pero con fines económicos?

“Evidentemente eran viajes, de cara a montar esa cafetería que teníamos interés en montar. Vas a ver modelos, a ver ejemplos, a contactar con autoridades de allí, que te podían decir si te daban permiso o no. Ver locales, como de hecho en alguna ocasión se hizo, ver precios. Eran viajes de cinco o seis días. En algunos se coincidía con algún puente, pero eran viajes estrictamente privados”.

 

¿Junto con ustedes viajaron otros empresarios de Alcalá?

"Viajaron con nosotros socios, íbamos personas que aparecen en la escritura de Alcalasia, no todas evidentemente”.

En alguna ocasión Bartolomé González difundió que había ido a China en un viaje institucional, contrasta con el carácter privado de los viajes que dice usted.

"Ni yo he ido siempre a China con Bartolo, ni Bartolo ha ido siempre a China conmigo. Tengo constancia que China es un país que gusta a Bartolo. Se que ha ido bastantes veces, y no se con quien, y como ha ido. Yo sé que he estado con él un par de ocasiones, para ver si éramos capaces de poner en marcha una cafetería. Vimos que con toda la ilusión que teníamos al principio era inviable y se acabó. Si tiene negocios con más personas, si va con su familia, si tiene más sociedades no tengo la menor idea, no lo sé, ni lo quiero saber”.

¿Cómo surgió la idea de hacer esta sociedad?

“Como surge todo, hablando. Mañana no estas en política y porqué no puedo tener negocios o actividades. Eso es perfectamente legítimo. No creo que eso sea en absoluto criticable, ni a Bartolo ni a nadie. Lo que sería criticable es que tú utilices medios públicos para beneficiarte personalmente causando perjuicio. A mí no me consta que Bartolomé González Jiménez haya hecho eso en ningún momento”.

 

Usted cree que Bartolomé González, ha utilizado o, esta utilizando su cargo de alcalde de Alcalá de Henares para sus intereses personales de él o de su familia a través de empresas con testaferros.

“Con relación a Alcalasia Internacional, no, y con relación al conocimiento y a la experiencia que yo tengo, no.

La política y los negocios ¿son incompatibles?

“Me parece ético, legal y correcto que se compatibilice la política y los negocios. Además me parece bien que la gente cuando está en política tenga una actividad empresarial o una actividad profesional, y me parece absolutamente legítimo que Bartolo quiera tener negocios, sus empresas con quien quiera. Lo que no me parece legítimo es que quieras hacer negocios a costa del ayuntamiento o le utilices para hacer negocios, porque eso ya es una situación delictiva. A mí, el que no me gusta es el que llega a la política con una mano delante y otra detrás, y viene a cobrar. Y el día que esto se acaba, qué hago, ese es el que a mí me asusta”.

 
 
Luis Vargas y Jesús Nuñez durante la entrevista
 
t
 
 
 
 
legal arriba correo alcaladigital.com